El Alquimista, Paulo Coelho

¿Pero dónde están las dos gotas de aceite que te confié? –preguntó el Sabio.

El joven miró la cuchara y se dio cuenta de que las había derramado.

Pues éste es el único consejo que puedo darte –le dijo el más Sabio de los Sabios-. El secreto de la felicidad está en mirar todas las maravillas del mundo, pero sin olvidarse nunca de las dos gotas de aceite en la cuchara.

(Paulo Coelho, El Alquimista, 45-46)

goilara, olio

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude